La historia de las zapatillas Vans

Con más de 50 años de trayectoria, Vans comenzó a darse a conocer entre los círculos de las comunidades de skaters en California pero con el paso del tiempo y a base de mantenerse fiel a sus principios, ha conseguido romper las barreras que separan un deporte de la cultura pop y pasar de ocupar un pequeño nicho de mercado a convertirse en un icono para las generaciones de jóvenes (y no tan jóvenes) en todo el mundo.

Hoy en día millones de personas calzan Vans a diario, sin importar sexo, edad y que pertenezcan o no a una comunidad de skaters. Siluetas como las Sk8-Hi, las Slip-on o las Old Skool han pasado a formar parte de la historia de la moda y merece la pena conocer un poco más a cerca de los orígenes de la marca.


Corría el año 1966 cuando dos hermanos, Paul y Jim Van Doren fundaron la Van Doren Rubber Company en Anaheim, California. Se trataba de un modelo de negocio innovador para la época ya que en el mismo establecimiento se fabricaba y vendía calzado personalizado directamente al público.

La primera tienda Vans.

La primera tienda Vans.

Desde los primeros pares que se fabricaron había algo que hacía de aquellas zapatillas un producto único, se trataba de la suela. Los hermanos decidieron desde el primer momento que sus diseños tendrían una suela el doble de gruesa que las de la competencia, con esto pretendían crear un calzado de uso diario con una durabilidad mucho mayor a cualquier otro existente. De esta idea nació la primera silueta Vans, las #44, que hoy en día se siguen vendiendo bajo el nombre de las Vans “authentic”.

Las zapatillas #44 de los hermanos Van Doren no tardaron en llamar la atención de los skaters de la zona gracias a que por algún casual, la suela gruesa de goma vulcanizada era perfecta para agarrarse a la tabla y aguantar el desgaste, además, la posibilidad de poder personalizar los colores de las zapatillas ayudó a que la marca se hiciera famosa entre los skaters de toda California en poco tiempo.

A mediados de los 70s el skateboard gozó repentinamente una gran popularidad y con ello aumentó la demanda de zapatillas. Aprovechando esta situación, los hermanos Van Doren comenzaron invertir en colaboraciones con skaters famosos y se centraron en lanzar al mercado nuevos diseños pensados específicamente para la práctica del Skateboard.

Durante estos años surgieron siluetas legendarias como las Vans Era, las Slip-On, las Sk8-Hi y las Old Skool, que incluían por primera vez la famosa línea de Vans en el lateral de la zapatilla.

vans-sk8-hi.jpg

Para finales de los años 70s, Vans ya contaba con más de 70 tiendas en California y exportaba producto fuera de los Estados Unidos a través de vendedores internacionales.

Todo parecía ir sobre ruedas pero a mediados de los 80s Vans se encontraba por primera vez en su historia en serios problemas. Debido a la gran competencia en el mercado de zapatillas de skate y después haber fracasado lanzando colecciones de zapatillas para otros deportes como el fútbol, el running o el break dance, la compañía perdió el norte y acumuló una deuda de más de 12 millones de dólares.

Tras declararse en la quiebra se llevó a cabo una reorganización de la empresa para poder reducir costes, en esta situación los que se vieron más perjudicados fueron los trabajadores del calzado. Finalmente, en 1987 Vans consiguió saldar todas sus deudas.

A partir de este punto de inflexión donde la compañía casi desaparece, Vans vuelve a centrarse ya de forma definitiva en crear productos por y para la comunidad de skaters. Cabe destacar algunas colaboraciones importantes como las Vans Steve Caballero y patrocinios de eventos como la Triple Crown o el Warped Tour.

Vans Steve Caballero (1988)

Vans Steve Caballero (1988)

En la actualidad, la estrategia de Vans no ha cambiado demasiado. Siguen vendiendo sus siluetas clásicas y patrocinando eventos. Han expandido algunos de sus productos a otros deportes extremos que son relevantes para la comunidad como el Surf o el Snowboard y lanzaron una nueva línea llamada Vans Vault en la que crean versiones renovadas de las zapatillas clásicas inspirándose en las calles, la música, la moda o el arte contemporáneo y cabe destacar alguna colaboración especial como las Vans x Fear of God de 2017.

Fear Of God x Vans Vault (2017)

Fear Of God x Vans Vault (2017)

Quizá no se trata de una estrategia demasiado innovadora pero parece que a Vans le funciona a la perfección ya que actualmente las ventas de la marca van en aumento año tras año a pasos de gigante. ¿Cuál es el secreto?

Cientos de marcas de todo el mundo imitan las siluetas de los hermanos Van Doren pero si hay algo que diferencia a las Vans de cualquier otra zapatilla es la autenticidad. El hecho apoyar, impulsar y mantenerse fieles desde el primer momento a un movimiento cultural que comenzaba en California para más tarde hacerse popular en el mundo entero, se trata de una historia y legado que ningún tipo de moda, marketing o publicidad nunca podrá igualar.

“Me siento extremadamente fiel hacia los skaters, ellos fueron los que levantaron esta compañía”

-Steve Van Doren, hijo del Co-fundador Paul Van Doren.

Sneakers Noticiasvans, historia